System Messages

Predecir, responder, comunicar una epidemia

La red argentina IntraMed hace una análisis de tres publicaciones que tocan estos temas a propósito de la situación de salud internacional provocada por la epidemia de COVID-19. Cuando los científicos intentan predecir la propagación de algo entre las poblaciones humanas, ya sea un coronavirus o se trate de información errónea, utilizan modelos matemáticos complejos para hacerlo.

Por lo general, estudiarán los primeros pasos en los que se propaga el tema, y  luego usarán esa información para proyectar qué tan lejos se extenderá. Pero, ¿qué sucede si un patógeno muta o la información se modifica y cambia la velocidad a la que se propaga?

En un nuevo estudio que aparece en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) de EE.UU., un equipo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon muestra por primera vez la importancia de estas consideraciones:

"Estos cambios evolutivos tienen un gran impacto", dice el miembro de la facultad de CyLab, Osman Yagan, profesor asociado de investigación en Ingeniería Eléctrica e Informática (ECE) y autor correspondiente del estudio. "Si no considera los posibles cambios a lo largo del tiempo, se equivocará al predecir el número de personas que se enfermarán o el número de personas que están expuestas a una información".

En su estudio, los investigadores desarrollaron una teoría matemática que toma en consideración estos cambios evolutivos. Luego probaron su teoría contra miles de epidemias simuladas por computadora en redes del mundo real, como Twitter, para la difusión de información o un hospital para la propagación de enfermedades.

Si bien el estudio no es una bala de plata para predecir la propagación del coronavirus de hoy o la difusión de noticias falsas en el volátil entorno político actual con una precisión del 100%, se necesitarían datos en tiempo real para rastrear la evolución del patógeno o la información para hacerlo.

En un editorial publicado en The New England Journal of Medicine, le creador de la Fundación Bill & Melinda Gates opina que en cualquier crisis, los líderes tienen dos responsabilidades igualmente importantes: resolver el problema inmediato y evitar que vuelva a suceder, y la pandemia de COVID-19 es un buen ejemplo.

Analizando cada uno de los desafíos que deben ser resueltos para mejorar nuestra capacidad de dar respuesta ante brotes como el de COVID-19, Gates señala que para proteger la vida de las personas los gobiernos y la industria deberán llegar a un acuerdo: durante una pandemia, las vacunas y los antivirales no se pueden vender simplemente al mejor postor; sino que deben estar disponibles y ser asequibles para las personas que están en el centro del brote y que más las necesitan.

Esta distribución no solo es lo correcto, sino que también es la estrategia adecuada para cortar la transmisión y prevenir futuras pandemias.

La experiencia de incidentes anteriores subraya la importancia de garantizar que se delineen los comportamientos protectores y que se actúe sobre el asesoramiento conductual al público y a los profesionales de la salud.

En el blog de opiniones de BMJ, Susan Michie, profesora de psicología de la salud y directora del Centro para el Cambio de Comportamiento en el University College de Londres, expresa que la ciencia del comportamiento debe estar en el centro de la respuesta de salud pública. Si bien las agencias de respuesta se mueven rápidamente para emitir consejos destinados a crear conciencia e informar al público y a los profesionales sobre qué medidas tomar para minimizar la transmisión, el cambio de comportamiento ante una pandemia inminente puede ser lento y puede ser demasiado tarde para evitar cientos o miles de muertes potencialmente evitables.

Es importante que aprendamos las lecciones de incidentes anteriores y que nos apoyemos en esa ciencia que está detrás de cómo hacer que la información sea “procesable”. En este caso, propone una revisión de los consejos de la Organización Mundial de la Salud, los Centros para el Control de Enfermedades y la Salud Pública de Inglaterra, que sugiere 13 comportamientos importantes para reducir la transmisión.

Vea las publicaciones completas en IntraMed (debe registrarse):

Palabras clave: nuevo coronavirus, COVID-19, salud, información, Cuba coronavirus, OMS, OPS, epidemia,